Facebook Twitter Instagram Youtube Glass Anterior Siguiente

En el fútbol nada está dicho

31 marzo, 2019 Argentina

En el último partido de la fase de grupos tuvimos clásico sudamericano, se enfrentaron las selecciones de Brasil y Argentina. Este partido decidiría la suerte de cuatro de los integrantes del grupo B. Brasil llegaba con la clasificación prácticamente en el bolsillo y Argentina en búsqueda de un milagro, tenía que ganar por una diferencia de 3 goles para avanzar al hexagonal final y dejar fuera a los brasileños.

Uruguayos y paraguayos estaban a la expectativa, así como las cerca de 7000 personas que asistieron al estadio de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

La primera etapa arrancó con un cuadro argentino decidido y lanzado al ataque. Se notó claramente la intención de salir con todo en búsqueda del primer gol, que les permitiría seguir soñando con el pase a la siguiente fase. Es así, que a los 37 minutos, tras una falta dudosa en el área carioca, Matías Godoy adelantó el marcador para los albicelestes desde los 12 pasos. Este gol le permitió a los argentinos mantener las esperanzas de lograr ese resultado que parecía inalcanzable y se fueron al descanso con la ilusión intacta.

Ya en la segunda mitad, los dirigidos por Pablo Aimar salieron con la misma intensidad, digna de una final, mientras que la escuadra brasileña se mostraba desconcertada y no lograban mantener el balón en su posesión. El segundo gol argentino llegaría a los 10 minutos de iniciado el complemento, a través de un potente remate de fuera del área, ejecutado por Matías Palacios. A partir de ese instante, sabíamos que cualquier cosa podría pasar en el partido, que se postulaba como uno de los más emotivos del campeonato hasta el momento.

Los chicos de Guilherme Dalla Dea no pudieron frenar los constantes ataques albicelestes, sin embargo, defendían su arco con un cuchillo entre los dientes, sacando balones de la misma línea para evitar el tercer gol argentino. El dominio por parte de Argentina era absoluto, ganando las divididas y los rebotes, pero parecía que esto no alcanzaba para llegar al resultado soñado. Cumplidos los 90′, fueron 6 minutos los que añadió el árbitro del cotejo para alargar la tensión de un lado y la ilusión del otro.

Minuto 93 y se desató la locura. Bruno Amione, tras un pase hacia atrás de Matías Godoy, introdujo el balón en la valla de Gabriel Pereira e hizo explotar a la banca albiceleste. Se consiguió aquel resultado que hasta el más ferviente hincha argentino veía lejano. Victoria por 3 a 0 ante el clásico rival y clasificación al hexagonal final.

Es oportuno recordar que hace 24 años, Brasil dejó afuera del Mundial Sub 17 a Argentina con un rotundo 3-0. Un joven al que apodaban «payasito» integraba aquel equipo.

Ayer, en uno de los partidos más emocionantes que nos viene regalando el Sudamericano, Argentina logró el resultado que parecía imposible, venció por el mismo marcador a Brasil y lo dejó fuera del hexagonal. El «payasito» era Pablo Aimar, quien hoy dirige a la selección argentina sub 17. De esas revanchas lindas que ofrece el fútbol.

La tabla del grupo B quedó con Argentina en la 3ra posición con 7 puntos, al igual que Brasil, que a pesar de tener el mismo puntaje, quedó fuera por diferencia de goles. No olvidemos que Brasil será el anfitrión del Mundial Sub 17 a disputarse este año en el mes Noviembre, por lo que igual jugará dicho torneo. ¿Tendremos otra revancha?

P